Alcance de la Inspección

Consecuencias de la No Realización de la ITC

Como resultado de la inspección, el Técnico competente emitirá un certificado de haberla realizado, al que adjuntará como anexo inseparable un informe de inspección.


El informe debe hacer referencia, al menos, a los siguientes extremos:


  • Su adecuación a las condiciones de seguridad, salubridad y, en su caso, ornato, conforme al artículo 19 del Decreto 22/2004, de 29 enero, por el que se aprueba el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León.
  • El estado general de conservación de la construcción inspeccionada, con especial referencia a los elementos vinculados directamente a la seguridad de la construcción y de las personas, tales como la estructura, la cimentación, las fachadas exteriores, interiores y medianeras, las cubiertas y azoteas, voladizos, marquesinas, antenas y demás elementos susceptibles de desprendimiento. Estas condiciones vendrán referidas a la normativa vigente en la fecha de construcción del edificio, o de su rehabilitación integral.
  • Respecto a las instalaciones del edificio se revisará el estado de las redes generales de fontanería, saneamiento, calefacción, gas, instalación eléctrica y de protección contra incendios. Para las instalaciones de electricidad con potencia superior a 100 Kw, instalaciones de gas, protección contra incendios y aparatos elevadores, se constatará que se han superado las últimas revisiones periódicas establecidas en la legislación sectorial vigente, con las empresas mantenedoras o entidades de control autorizadas, acompañando copia de los documentos acreditativos. En el caso de uso residencial, esta revisión y documentos acreditativos se referirán a los elementos comunes.
  • Los desperfectos y deficiencias de conservación apreciados y, cuando procedan, propuesta de las pruebas más exhaustivas que sean necesarias para averiguar sus causas y determinar su alcance.
  • Las obras, trabajos de conservación y demás medidas que sean precisas para mantener o reponer las condiciones exigibles, incluyendo un calendario de plazos para su ejecución, en defecto del cual el plazo total será de 6 meses. Las obras de carácter urgente, cuando procedan, se detallarán aparte con su justificación y su propio plazo.
  • En la segunda y sucesivas inspecciones, el grado de ejecución de las medidas citadas en el informe de la anterior inspección, incluido en su caso el certificado de la realización efectiva de las obras y trabajos de conservación que hubieran sido requeridos para mantener la construcción en el estado legalmente exigible, así como el resultado de las demás obras realizadas desde su emisión.


Sin perjuicio de la potestad habilitada en el epígrafe 4º de la letra a), la inspección tiene carácter visual, y el informe resultante podrá referirse tan solo a los elementos de la construcción a los que el técnico inspector haya tenido acceso. No es exigible al técnico detectar posibles vicios ocultos, ni prever cualesquiera circunstancias sobrevenidas. Si tras una inspección de carácter visual se apreciaran indicios de daños o procesos de deterioro de entidad tal que pudieran significar un riesgo para personas o bienes, se llevarán a cabo las actuaciones (ensayos, prospecciones, catas, desmontaje de falsos techos, etc...) que a juicio del técnico redactor sean necesarias para determinar el alcance y gravedad de los mismos.


La inspección debe realizarse como mínimo sobre una muestra representativa de los recintos de la construcción, entendiendo como tal la totalidad de las plantas: baja, bajo rasante y bajo cubierta, y al menos el 50 por ciento de las restantes plantas. El informe detallará los recintos inspeccionados y el porcentaje de la superficie construida total que se ha sometido a inspección.

Finalizado el plazo establecido en el articulo 8 de la presente Ordenanza, la falta de presentación del Certificado e Informes resultantes de la primera o sucesivas inspecciones se considerará como incumplimiento

del deber de realizar la inspección técnica, tipificado como infracción urbanística.


Esta situación dará lugar a que el Órgano competente, previa comunicación del Servicio Municipal responsable de la ITC, pueda ordenar a los propietarios su práctica inmediata, otorgando un plazo de tres meses para su realización, con apercibimiento de ejecución subsidiaria, en los términos que establece la Ley de Urbanismo de

Castilla y León y su normativa de desarrollo.


Superado el plazo establecido en el apartado 3 del artículo 13, la falta de presentación de la ITC de la primera y sucesivas inspecciones a requerimiento del Ayuntamiento dará lugar a que se pueda ordenar la práctica de la Inspección de forma subsidiaria, para lo que se notificará a la propiedad la identidad del técnico designado para realizar la ITC, la fecha en la que acudirá el mismo y el importe de la ejecución subsidiaria por el Ayuntamiento. Todo ello sin perjuicio de la imposición de multas coercitivas o sanciones que se estimen procedentes de acuerdo con la normativa aplicable.


¡¡¡ IMPORTANTE !!!


En la imposición de sanciones previstas en la presente ley se observarán los principios de la potestad sancionadora previstos en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.


Artículo 105 Sanciones y graduación 


1. Las cuantías de las sanciones serán las siguientes:


a) Las infracciones leves se sancionarán con multa de hasta 3.000 euros.


b) Las infracciones graves se sancionarán con multa de 3.001 hasta 15.000 euros.


c) Las infracciones muy graves se sancionarán con multa de 15.001 hasta 90.000 euros.

Dictamen de la ITC

Inspección FAVORABLE:


Se comunicará al propietario la inscripción en el registro municipal correspondiente, de la correcta superación del trámite de la inspección técnica, quien lo unirá al Libro del Edificio o, en su defecto, a la documentación técnica existente, siendo responsable de la custodia de tales documentos debidamente actualizados.


Inspección DESFAVORABLE:


Si el resultado es desfavorable, se procederá a requerir la realización de las obras necesarias para el cumplimiento del deber de conservación, debiendo la propiedad solicitar la licencia de las mismas en un plazo máximo de 3 meses, así como iniciarlas y ejecutarlas en los plazos señalados por la normativa urbanística.


A la solicitud de licencia se acompañará la documentación necesaria según la envergadura de las obras (proyectos, estudios, valoración, etc…) en la que contemplen las obras necesarias para solventar todos los desperfectos y deficiencias señalados en el informe anexo a la ITC. Con dicha documentación se han de cumplir los requisitos establecidos por el planeamiento, la legislación urbanística y la legislación sectorial que proceda para la obtención de la licencia.


En el caso de obras amparadas por proyecto y dirigidas por técnico competente, y una vez concluidas las mismas, se aportará certificado final de obra para la comprobación por parte de los Servicios Técnicos Municipales.


En caso de incumplimiento del plazo para la solicitud de licencia, el Órgano competente podrá dictar la correspondiente orden de ejecución, previo informe de los Servicios Técnicos Municipales, pudiendo utilizar como base el contenido del informe de la inspección técnica de construcciones.


En el caso de que no se ejecuten las obras que fueron requeridas, se estará a lo dispuesto en la Ley de Urbanismo de Castilla y León y su normativa de desarrollo en relación con las órdenes de ejecución, multas coercitivas, ejecución subsidiaria y venta forzosa.


El coste de los trabajos y obras necesarios para cumplir el deber de conservación, corresponde a los propietarios sólo hasta el límite del citado deber, según lo dispuesto en el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 8, los edificios que hayan sido terminados o rehabilitados íntegramente antes del 1 de enero de 1972, deben presentar la primera inspección técnica como máximo antes de la finalización de los siguientes plazos:

EDIFICACIONES
FECHA LÍMITE DE PRESENTACIÓN
Edificios construidos hasta 1892, incluido
 hasta 31 de marzo de 2013
 Edificios construidos desde 1893 hasta 1937, incluido
 durante el año 2013
 Edificios construidos desde 1938 hasta 1951, incluido
 durante el año 2014
 Edificios construidos desde 1952 hasta 1963, incluido
 durante el año 2015
 Edificios construidos desde 1964 hasta 1969, incluido
 durante el año 2016
 Edificios construidos desde 1970 hasta 1977, incluido, así como edificios declarados B.I.C y catalogados con protección integral
 durante el año 2017